Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

09/02/2021

El arte descentralizado

Proyecto La Estrella es una iniciativa artística autogestiva de educación no formal ubicada en la localidad de Mariano Acosta en el oeste del conurbano bonaerense. Con el objetivo de democratizar los espacios de producción y circulación del arte, sus integrantxs trabajan intentando reducir la vulnerabilidad de lxs niñxs y jóvenes mediante talleres de integración donde ellxs eligen las actividades artísticas que más les interesan.

 

Foto: Archivo Proyecto La Estrella

 

Somos lxs que caminamos siete cuadras por calle de tierra hasta la parada de colectivo.

Somos lxs que armamos la pileta de lona en el frente de la casa.

Somos lxs que fuimos a estudiar una carrera a capital con un sándwich de queso en la mochila.

Somos lxs que caminamos por la calle aunque haya vereda.

Somos lxs que regamos la tierra y seguimos bailando.

 

Viajar desde el conurbano, hacia el conurbano. Todos los caminos conducían a Roma, pero ya no.

El impacto que tienen hoy las organizaciones sociales, culturales y políticas, se ven reflejadas en las realidades de nuestro presente, y en las prácticas artísticas actuales.

Los vínculos entre el mundo artístico/cultural y los movimientos sociales, que expresan respuestas diferentes al orden tradicional, contribuyen a la descentralización de una contemporaneidad normativa y colonialista.

De espaldas a todo, el arte en territorio desprendido del arte político contiene la frescura que el arte contemporáneo estaba necesitando.

Un arte que conscientemente se propone intervenir en las relaciones de poder (en lugar de solamente reflexionar sobre ellas), y esto significa necesariamente las relaciones de poder dentro de las cuales el arte existe.

A diferencia de la música o de la danza donde siempre hubo un vértice popular, las artes visuales fueron negadas para las clases sociales más bajas, volviéndose caprichos elitistas.

Las contemporaneidades descentralizadas no están ligadas a la producción de objetos o mercancías estétizadas dentro del circuito del arte, sino mas bien a hechos y acciones artísticas en las “periferias” mucho más desinteresados como, por ejemplo, el arte callejero.

¿Cómo se autogestionan los proyectos territoriales? ¿En qué momento toman fuerza? ¿Bajo qué necesidad surgen? ¿Dónde está el arte?

Por ahora nadie ha escrito mucho sobre ellos, lo cual es alentador ya que si lo intelectualizamos demasiado perdemos la poesía, pero cada proyecto ha creado su propia fórmula de supervivencia en las cuales algunos Gobiernos e Instituciones han prestado especial atención.

El objetivo parece ser generar una cultura con identidad propia por medio de estas propuestas territoriales donde el arte ya no viaja, ni negocia. El arte está en su sitio.

 

Foto: Archivo Proyecto La Estrella

 

Proyecto La Estrella es una iniciativa colectiva donde se priorizan las ideas de la propia comunidad. Nada es ajeno. Las problemáticas del barrio se entremezclan con las ganas de transformación social constituida con las necesidades de la comunidad que la impulsa. Enfocado principalmente en lxs jóvenes, quienes manifiestan sus inquietudes en un espacio de diálogo casi familiar.

En 2011 comenzamos a trabajando en forma voluntaria construyendo bases sostenibles a lo largo del tiempo. Con un sistema de multiplicadores donde personas que tienen un conocimiento lo transmiten (oficios, artes, artesanías, ideas emprendedoras, gestión) y ese receptor se convierte más tarde en un futuro transmisor, aunque no tenga títulos ni carreras de grado. Entonces lxs jóvenes en un constante y renovado diálogo se preguntan según sus propias realidades: ¿Qué disfruto hacer? ¿Qué hago mejor que otrxs? ¿Qué necesidades hay para satisfacer?

Desde el comienzo soñamos con un espacio donde sus protagonistas puedan expresarse y aprender que nadie se salva solx. Un espacio que lxs haga menos vulnerables, más compañerxs, más empáticxs en un contexto más amigable.
Desde el barrio La Estrella entendemos que sin amor no hay utopía y sin utopía no hay futuro. 

El arte puede ser una herramienta clave en la transformación social y el espacio también funciona como referente en donde muchxs se encuentran por primera vez con su vocación.

Un barrio sin arte sería un barrio asfixiante. Un mundo cerrado sobre sí mismo, incapaz de establecer una relación verdadera con las crisis, con la libertad, con el dolor o la muerte.

A lo largo de estos años hemos aprendido con el deseo como motor. Desplegamos estrategias y articulaciones, nos hemos fortalecido, hemos funcionado como polo de producción cultural. Nos hemos empoderado y adueñado de lo nuestro.

La posibilidad de revisar las relaciones entre arte, política y cultura dentro de un espacio como Proyecto La Estrella nos permite presentar alternativas distintas, considerar nuevos vínculos de igualdad, nuevas relaciones de complicidad. Nos permite poner en evidencia las relaciones del arte y la política en una construcción transversal, ni monolítica, ni acabada.

Estamos democratizando los espacios de producción y circulación del arte. Darle valor a las acciones culturales de territorio y abrir el abanico de posibilidades en un barrio humilde clase obrera es descentralizar la hegemonía del arte. 

 

Foto: Archivo Proyecto La Estrella

 

 

 

 

Proyecto La Estrella es una iniciativa artística autogestiva de educación no formal ubicada en la tercera franja del conurbano bonaerense, en un barrio humilde clase obrera que no cuenta con servicios de gas natural, agua corriente, ni cloacas. Estamos trabajando desde 2011, intentando reducir la vulnerabilidad de lxs niñxs y jóvenes mediante talleres de integración donde ellxs eligen las actividades artísticas que mas les interesan, por ejemplo hip hop, huerta, zumba, apoyo escolar, teatro, dibujo, indumentaria, reciclado, narrativa,  fotografía, revista barrial. Lxs talleristas de nuestro proyecto trabajamos de forma voluntaria y todas las actividades son gratuitas.

Marcos Luczkow es artista callejero y agitador cultural. Estudió Artes Visuales en la UNA (Universidad Nacional de las Artes) y UB (Universidad de Barcelona). Hijo de inmigrantes, vive en el GBA y trabaja como docente en escuelas públicas.

Compartir

Te puede interesar

"A pesar de todo amo la vida"

Por Matías Cerezo y Valeria Moris

“¿Dónde está Tehuel?”

“¿Dónde está Tehuel?”

Por Marcelo Mangini y Mariano Rapetti

45 años de la Noche del Apagón

45 años de la Noche del Apagón

Por Bárbara Komarovsky - Romina Casas

Fotos Ariel Avellan

  • Temas