Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

17 de agosto de 2020

#VigiliaVirtual

27 años preguntando ¿Dónde está Miguel?

El 17 de agosto de 1993 Miguel Bru fue secuestrado, torturado hasta la muerte y desaparecido por policías de la comisaría 9° de La Plata. Allí, cada año su familia, amigxs y organismos de DDHH organizan una vigilia, que este año será virtual y contará con la participación de Rosa Bru, Estela De Carlotto y León Gieco.

Vigilia a los 26 años de la desaparición de Miguel Bru.
Foto: Gabriela B. Hernández

A 27 años del secuestro, tortura, asesinato y desaparición de Miguel Bru por policías de la comisaría 9° de La Plata, como cada año pero esta vez de manera virtual, la  realizará una vigilia para recordarlo y seguir exigiendo saber dónde está porque su cuerpo que nunca fue hallado.

“Hacemos memoria para que esto no pase más, pero lamentablemente sigue pasando: los casos de víctimas de violencia institucional y gatillo fácil como el de Luciano Arruga, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Mariano Ferreyra, Lucas Verón, entre muchxs otrxs pibxs, en estos años. Y ahora la desaparición forzada de Facundo Astudillo Castro, entre tantxs que se suman a la lista de víctimas, desde la apertura democrática, de un sistema de fuerzas de seguridad represivo donde la policía y el poder judicial son los dos elementos claves de los hechos y las impunidades; y en algunos períodos, con gobiernos neoliberales, se promueve y fogonea, desde el discurso y las políticas, mayor represión”, expresa Rosa, mamá de Miguel y presidenta de la Asociación Miguel Bru, creada en 2002 para acompañar a otras víctimas de violencia institucional con el padrinazgo del músico León Gieco, que tendrá una participación especial en la vigilia.

Como siempre desde la primera vigilia, Rosa Bru, estará presente desde las 19 hs. También estarán la presidenta de Abuelas de Mayo, Estela Barnes de Carlotto; Florencia Saintout, la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP; familiares de víctimas de violencias institucional y lxs amigxs de Miguel.

“27 años preguntando ¿Dónde está Miguel?” - Revista Haroldo | 1
Foto: Archivo Asociación Miguel Bru

Una sentencia histórica y 38 búsquedas sin resultado

A Miguel Bru lo secuestraron, se supone, camino a Magdalena. Lo ingresaron en la comisaría 9° de la ciudad de La Plata. En la oficina del servicio de calle lo torturaron. Varias personas detenidas esa noche vieron a los policías haciéndolo y, en el juicio, dieron sus testimonios que permitieron reconstruir los hechos que sufrió Miguel, y aportaron para lograr una condena que sentó precedente en la jurisprudencia, la prisión perpetua a miembros de fuerzas de seguridad con Miguel desaparecido, sin encontrar el cuerpo.

El juicio oral y público se llevó a cabo seis años después de su desaparición, en mayo de 1999, el acontecimiento dio comienzo a un período de debate que permitió reconstruir lo sucedido esa noche. Se condenó a prisión perpetua al sargento Justo José López y al subcomisario Walter Abrigo, acusados de tortura seguida de muerte, privación ilegal de la libertad e incumplimiento a los deberes de funcionario público; al comisario de la 9°, Juan Domingo Ojeda, a dos años de cumplimiento efectivo de la pena, pero recuperó su libertad con sólo ocho meses de prisión, al igual que el suboficial Ramón Cerecetto, quién alteró el libro de guardia borrando el nombre de Miguel Néstor Bru y reescribiendo el nombre de otra persona.

“Las luchas tuvieron etapas, momentos planificados, en los que se fueron planteando objetivos, alianzas, tácticas y estrategias. Un año antes del juicio oral y público los familiares y amigos de Miguel conseguimos cumplir un objetivo, que el juez Amilcar Vara fuera sometido a un jury de enjuiciamiento, para ser destituido, al comprobársele irregularidades en 27 causas, incluida la de Miguel, en las cuales siempre estaba involucrado personal policial y su ejercicio como juez siempre favorecía la impunidad”, dicen lxs compañerxs de Miguel, que estuvieron desde el comienzo de la lucha por la verdad y la justicia.

La organización se gestó primero con la Comisión de familiares, amigxs, y compañerxs de Miguel, y después con la creación de la Asociación Miguel Bru. Desde el comienzo contó con el apoyo incondicional de la comunidad universitaria y fundamentalmente del estudiantado universitario de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP y de muchos otros actores de derechos humanos, sociales y políticos, que siguen acompañando la búsqueda.

“27 años preguntando ¿Dónde está Miguel?” - Revista Haroldo | 2
Foto: Archivo Asociación Miguel Bru

El acompañamiento, asesoramiento y patrocinio de la Asociación se complementa con la militancia en lo social, articulando con otras organizaciones, públicas y privadas. La tarea militante de ponerle el cuerpo, la cabeza y el corazón, día a día, en la Casa de Cultura y Oficios Miguel Bru, la sede que tiene la Asociación en Parque Patricios que nació en 2005 después de otras experiencias de trabajo territorial como el de la Isla Maciel, nos involucra y somos parte, porque no sólo lo vivimos con intensidad transformadora y emancipatoria, sino porque estamos convencidos de ser parte de un proyecto político aún mayor que hoy se expresa en el Frente de Todes, en el camino que nos marcaron Néstor y Cristina Kirchner.

Hoy la búsqueda sigue. Se modificó el contexto. ¡Vaya que se modificó! “Vivimos, cuando Cambiemos asumió el gobierno, uno de los momentos de mayor regresión en materia de derechos de las últimas décadas. Pero confiamos en una política de gobierno que plantea una perspectiva en seguridad distinta, que lo primero que hace ante un hecho de violencia institucional es escuchar a los familiares de las víctimas y asume el compromiso de búsqueda de verdad”, reflejó Jorge Jaunarena (compañero de Miguel, hoy Secretario de DDHH de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP)

La Asociación cierra su llamado a esta nueva vigilia con un mensaje a todxs: “Estamos en momentos difíciles, en un contexto de pandemia, de aislamiento social, preventivo y obligatorio, que lejos de debilitarnos nos debe fortalecer a organizarnos y militar, redoblando los esfuerzos para lo que viene. También tenemos que estar muy atentxs, salir a dar la discusión y abrazar a los más vulnerables”, culminó Rosa Bru.

 

Sumate a la vigilia en redes con los hashtags #DondeEstaMiguel #27AñosSinMiguel

“27 años preguntando ¿Dónde está Miguel?” - Revista Haroldo | 3

Compartir