Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

01 de mayo de 2020

Esenciales

En el Día de lxs Trabajadorxs, Julián Athos Caggiano escribe y retrata a quienes ponen el cuerpo día a día para cubrir los servicios esenciales y subsistir en medio de la pandemia. Desde repartidorxs de comida hasta costurerxs y enfermerxs, son ellxs lxs trabajadorxs aplaudidxs o invisibilizadxs que hoy mueven nuestro mundo.

En el inicio de la cuarentena y en una desierta Plaza de Mayo, trabajadores de la línea A de subte cuidan el ingreso a la estación que se encuentra en obra. 

 


En pleno Belgrano, sobre la Avenida Cramer, la vidriera de una conocida inmobiliaria, entre anuncios de alquiler y venta de elegantes departamentos, expone un cartel que puede pasar inadvertido para lxs transeúntes mas distraídxs. En este cartel se cita a Winston Churchill: "Muchos miran al empresario como el lobo que hay que abatir, otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar y muy pocos lo miran como el caballo que tira del carro".

Sobre la vererda opuesta de la misma avenida hay una casa de pizzas y empanadas. Adentro, unos operarios hornean sin parar, embolsan y reciben llamados, prolijos con sus barbijos y respetando una distancia prudencial. Sobre la vereda varios repartidores cargan cajas enormes como mochilas. Algunas amarillas, otras rojas o naranjas, esperan hasta que el pedido que les toca entregar esté listo. 
 
Mas allá, una estación de servicio. Día y noche, chicos y chicas muy jóvenes se turnan para cargar nafta a los pocos medios de transporte que circulan. 

Frente a otro local de comida, a pocos metros, otro repartidor se pregunta: ¿es justo que arriesgue mi vida para que alguien coma pescado crudo?
 
La mayoría de los empresarios están preocupados tratando de seguir pagando el sueldo de sus empleadxs, viendo cómo continuar con sus pequeñas y medianas empresas cuando por fin la crisis sanitaria lo permita. Otros, los grandes “tiradores del carro” de Winston Churchill, pocos pero muy privilegiados, no pueden fugar y encerrados en sus cómodas viviendas, esperan que les llegue el pedido. 

Afuera, lxs sin casa duermen en el piso, lxs campesinxs cosechan, lxs pescadorxs navegan, lxs carnicerxs faenan, lxs camionerxs acercan, lxs barrenderxs limpian, lxs repartidorxs entregan, lxs cocinerxs preparan, lxs cajerxs atienden, lxs costurerxs hacen barbijos, lxs estatales administran las ayudas para que lleguen a los hogares necesitados, lxs playerxs llenan los tanques de lxs taxistas solitarixs, de lxs colectiverxs que se aseguran de que todxs puedan llegar a sus puestos, de las ambulancias con lxs médicxs, lxs enfermerxs y lxs camillerxs que se encargan de que la gente no muera. A pesar de la crisis, de la deuda, del desempleo, del virus que azota nuestro país.
 
En plena cuarentena en Argentina, lxs trabajadorxs trabajan.

“Esenciales” - Revista Haroldo
Parque Patricios, CABA.
Juan es reciclador urbano, le dicen cartonero. Durante la pandemia lo único que encuentra para revender es papel. 
La cuarentena lo separó de su compañera y de su hijo recién nacido, ambos se quedaron en otro hotel. 

La Matanza, Provincia de Buenos Aires.
Operativo móvil de la ANSES.
Muchxs trabajadorxs formales e informales han quedado sin percibir ingresos por la crisis del Coronavirus.
Se calcula que más de 10 millones de personas solicitaron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Verdulería en el barrio de Flores, CABA.

Constitución, CABA.
Enfermero trabajando en el comedor popular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).
Mas de 4.000 personas se acercan diariamente a buscar comida.

Martínez, Provincia de Buenos Aires.
Gustavo es periodista y quedó desempleado por la crisis.
Junto a su compañera, Yazmín, comenzaron a fabricar barbijos para generar ingresos.

Ruta 2, entre Mar del Plata y Buenos Aires. 
Playero de YPF

Barrio 25 de Enero, Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires.
Trabajadorxs de los Centros de Acceso a la Justicia (CAJ) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación atienden a la comunidad en un operativo realizado en conjunto con ANSES y PAMI.

Colegiales, CABA.
Un cocinero prepara viandas para lxs repartidorxs que atienden en la puerta del local. 

Belgrano, CABA.
Un repartidor espera el pedido de sushi para llevar.

Avenida 9 de Julio, CABA.
Repartidor de Rappi.

Compartir