Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

05 de mayo de 2020

Relecturas de Conti: Con gringo

Se cumple un nuevo aniversario de la desaparición de Haroldo Conti.  Para recordarlo y homenajearlo, Haroldo publicará una vez al mes algunos de sus cuentos con sus versiones en formato de historieta. En esta primera edición presentamos  El gringo, ganadora del VI Premio del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (2014), y el cuento Con gringo, publicado en 1968. Una invitación a disfrutar del cruce de géneros, de los diálogos posibles entre palabras e imágenes.

 

 El contexto

Con gringo es, tal vez, uno de los cuentos menos conocidos de Conti.

Por lo que sabemos, Conti lo terminó de escribir y corregir aproximadamente a mediados de 1968. Fue publicado por primera vez en diciembre de ese año en el libro Variaciones sobre un tema de Durero de Editorial Galerna, en el que un grupo de escritores[1], a partir del grabado del siglo XVI del pintor alemán, construyeron sus relatos, sus “variaciones” sobre el mismo.

Posteriormente fue publicado con algunos breves cambios en Cuba, en 1972, en la revista Casa de las Américas[2] (dirigida en ese momento por su amigo Roberto Fernández Retamar),[3] revista e institución cultural del mismo nombre con las que Conti tenía estrecha relación.

***

Sabido es lo que la década del ’60 del siglo pasado significó en términos de lucha por combatir las injusticias sociales del sistema, por producir la ruptura del orden capitalista, por construir “el hombre nuevo”.

En ese marco, la experiencia de la revolución cubana y las figuras de Fidel Castro, el “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos emergían como un faro para toda una generación y parecían evidenciar que cambiar el mundo no sólo era deseable y necesario, sino sobre todo, posible.

Conti no permaneció ajeno a ese signo de los tiempos. [4]

La captura y posterior asesinato de Guevara en Bolivia en octubre de 1967 implicó un duro golpe para el proyecto de exportar la revolución al resto del continente. Escritores como Gabriel García Márquez,[5] Mario Benedetti,[6] Rodolfo Walsh[7] y Héctor Germán Oesterheld[8] recurrieron (cada uno en su estilo) al registro literario para retratar la rabia y la consternación que su muerte había causado.

Haroldo lo plasmó en Con gringo, texto en el que, así como Rodolfo Walsh en Esa mujer omite nombrar a Evita en todo el relato, el “Che” no es mencionado en ningún pasaje del cuento.

 

El pasaje a la historieta

Desde el nacimiento del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti en 2008 hemos recurrido a diversas actividades, disciplinas, soportes y lenguajes para construir y ejercitar la memoria en general y difundir la obra, la militancia de Conti en particular.

Tal cual lo expresado en su momento por Eduardo Jozami[9] “la incorporación de la historieta en las actividades de nuestro Centro Cultural no sólo implica un enriquecimiento de la propuesta artística del Conti sino también un modo de entender el trabajo de memoria”.

Como en toda “buena” adaptación / transposición a otro lenguaje, puede haber relectura, apropiación, recontextualización y un porcentaje importante de “infidelidad” al texto original ya que, como afirmó Juan Sasturain durante la premiación, “la fidelidad no existe en el arte. Hay que crear una obra diferente que tenga valor en sí. Y si hay fidelidad, no es fidelidad formal sino fidelidad al espíritu de la historia, eso tan difícil de detectar…”.[10]

En El gringo, la adaptación ganadora realizada por El Tomi y Manuel Aranda, así como en el resto de las obras que fueron seleccionadas, el espíritu de la historia y de la escritura de Conti están presentes.

 

Texto: Edgardo Vannucchi

 


“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 1

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 2

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 3
“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 4
“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 5
“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 6

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo | 7

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo8

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo9

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo10

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo11

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo12

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo13

“Relecturas de Conti: Con gringo” - Revista Haroldo14

Con gringo (1968)

Haroldo Conti

 

Los vi cuando salieron del monte, apenas hace un rato. Vi al grupito de batidores con el capitán al frente. Después desapare­cieron porque el camino baja y lo tapan los árboles, pero acabo de ver ahora mismo la nube de polvo que levantan a la entrada del pueblo. El capitán sobresale de la gente y la polvareda.

El coronel atraviesa la calle abrochándose la bragueta seguido por el resto de los milicos que dormían la siesta. Alguien pega un grito y la gente abre paso a los soldados que vienen pateando el polvo por el medio de la calle con aquel pálido y ojeroso capitán montado en una mula.

Recién ahora que están más cerca veo al otro jinete. No se parece a nadie, quiero decir a toda esa gente que no se parece a nosotros, por más que los parió la misma tierra. Cabalga como dormido. Tiene las piernas envueltas en unos trapos y una melena aceitosa que le cae hasta los hombros. Por los andrajos más bien es igual a nosotros.

Detrás del hombre viene el gringo con un pañuelo debajo de la gorra. Tropieza una vez y levanta la cabeza y se acomoda los anteojos que brillan como dos fogonazos.

Cuando pasan frente a la iglesia, el sol, que cae a plomo, los borra de golpe. Sólo queda en el aire la cabeza del capitán, blanca de polvo, con un par de huecos que le hunden la cara. Después viene la cabeza del hombre que se bambolea a un lado y otro, como el Cristo de Lagunillas la vez que lo sacan afuera, para la Cuaresma, y lo pasean de una punta a otra del pueblo. Tiene la misma cara de muerto de hambre, la misma barba silvestre y el mismo aire de ausencia.

La gente los sigue de lejos porque el gringo se vuelve a cada rato y los espanta con el puño. Un perro se le cruza en el camino y le larga un puntapié. El perro rueda entre las patas de las mulas con un alarido y el jinete se tumba a un lado. El gringo levanta los brazos pero no llega a tocarlo porque el capitán, sin volverse, alarga la mano y lo acomoda en la montura.

El hombre ha abierto los ojos, o simplemente ya los traía abiertos y recién me doy cuenta porque lo tengo enfrente. Mira adelante, es decir, no mira un carajo, como si cabalgara solo en medio del polvoriento camino que viene de Valle Grande y atraviesa Higueras, que casi no es un pueblo, que casi no es nada, y se pierde a lo lejos en dirección a otra nada más grande.

Pasa el gringo, pequeño y taciturno y antes pasaron los milicos pateando el polvo con un quejoso zangoloteo de trapos empapados y correajes sudorosos y ahora pasa la gente, que se apretuja y cuchichea al final de la cola. Delante cabalga el capitán, flaco y pálido como la muerte, y al lado cabalga a los tumbos aquel jinete zaparrastroso. Las piernas le cuelgan de la mula como si fueran enteramente de trapo.

Ahora que ha pasado me pregunto a quién se parece de verdad. En todo caso se parece cada vez más al Cristo macilento de Lagunillas, que en esto del hambre se parece a todos nosotros.

Se han parado frente a la escuela. El coronel hace un ademán y los milicos se vuelven contra la gente que recula al otro lado de la calle.

El gringo va y viene y en eso pecha al coronel, que se frota la cara y dice carajo. Los demás se han quedado quietos, hasta la gente. Miran al hombre mientras el sol les recalienta los sesos. Entonces grita algo en cocoliche, el gringo, y sus ojos líquidos saltan hasta el medio de la calle. El capitán ladea apenas la cabeza, desmonta y se sacude el polvo.

En esto el hombre se vuelve y el sol le agranda la cara y aunque está del otro lado de la calle veo el relumbrón de sus ojos, espesos y húmedos por la calentura. La boca se le enrosca en el hueco de la barba pegoteada de sudor y de polvo. Es que sonríe, aunque nadie lo entienda.

El capitán suelta una orden por lo bajo. Un par de milicos lo bajan de la mula, aguantándolo con el hombro, y se lo llevan hasta la escuela. El gringo los sigue y alarga la mano cuando los milicos se paran, pero no se anima a tocarlo.

El coronel empuja la puerta con un pie y lo meten adentro. Los milicos lo meten porque el coronel apenas asoma la cabeza y, no bien salen, vuelve a cerrarla.

Ahora, el sol está justo en lo alto y los milicos se ador­mecen con el resplandor que brota del aire. El gringo se ladea la gorra y mira por uno de los boquetes que hay en la pared.

El sol me embroma la vista y tal vez es por eso que veo aquellos ojos colgados del aire. Después veo toda la cara con esa sonrisa inmóvil no sé si de burla o tristeza. Es una cara grande como la tierra, como esta tierra a la que nadie entiende tampoco.

Por la tarde llegó el Toyota cargado de oficiales. Entró a los pedos levantando una nube de polvo que borró la mitad del pueblo y paró de golpe frente a la escuela. Entonces la nube le dio alcance y sonaron ruidos y gritos como si detrás hubiera otro pueblo, un verdadero pueblo. El coronel salió de la nube y se puso a gritar más fuerte que todos. Saludaba para un lado, gritaba para el otro.

Ahora que la nube se ha ido, se ha ido el ruido también porque el sol le pone a uno la sangre pesada. Los oficiales están parados al lado del Toyota, se sacuden el polvo y miran con curiosidad al gringo, que habla en lugar del coronel. Supongo que es así porque el coronel dejó de hablar cuando apareció el gringo y lo contempla con cara de aburrido mientras el otro manotea el aire.

Uno de los oficiales se apoya contra la pared como si fuera a mear. En realidad está mirando por uno de los agujeros. Miran uno tras otro.

Yo no necesito mirar, ni siquiera necesito abrir los ojos pero veo mejor que ellos porque los deslumbraba luz. El hombre está sentado en el suelo con la espalda contra la pared y la penumbra le agranda las pupilas como puños. Hay algo que ahueca sus ojos y enciende una llama al final, algo que está en el aire que lo rodea, que brota de su cabeza de león, la cual no cabe en aquel agujero, no cabe siquiera en Higueras.

Uno de los oficiales entra en la escuela, tras otra patada del coronel en la puerta, pero no tarda en salir con la cara alboro­tada. Entran los demás oficiales. Entran y salen y el coronel dice otra vez carajo.

Por el lado de la quebrada se siente el ruido del rotor que golpea el aire con sus palas. Lo he oído a ratos durante la mañana, antes que trajeran al hombre, ya que es evidente que no salió de él venir hasta Higueras. En general no sale de nadie, hay que decirlo.

Acaba de llegar un camión cargado de milicos.

Hace un rato los oficiales se marcharon al almacén y la calle ha vuelto a quedar vacía. En realidad hay más soldados que otras veces pero acaso el calor y esta luz que vela las figuras, inclusive el golpeteo del rotor en la quebrada, dan esa impresión.

Sale un milico del almacén y un poco antes he oído la voz apretada del gringo pero aquí el polvo y el silencio son dema­siado viejos, de manera que no sé si lo he oído realmente o más bien se me hace porque estoy acostumbrado a ponerles voces y palabras a las cosas justamente de mudas que están.

Los oficiales acaban de irse. Montaron en el Toyota rápi­damente y cuando pasaron frente a la escuela la nube de polvo ya los había tapado. Después se fueron los soldados. No es que se fueran. El coronel pegó un grito y ellos se pusieron en fila, tomaron distancia como para que calzaran sus sombras entre uno y otro, de modo que parecía un verdadero ejército, y después de otro grito marcharon para Masicuri. No es que marcharan para Masicuri tampoco. Porque doblaron detrás de la última casa y si fueran para Masicuri los estaría viendo todavía sobre el camino, un hombre, una sombra, otro hombre, otra sombra.

El coronel se ha vuelto a meter en el almacén y ahora no se ve a nadie realmente. Es decir, veo tan sólo el rostro del hombre que sonríe con indulgencia desde un tapial, desde el polvo de la calle, desde una punta y otra del camino.

Esto es Higueras, este silencio. Acaso desde ahora esa cara tan grande como la tierra.

El capitán aparece en la puerta del almacén, blanco y ojeroso y casi transparente por la luz que lo enciende de la cabeza a los pies. Se vuelve lentamente y camina en dirección a la escuela con la metralleta pegada a una pierna. Los botines claveteados levantan una nubecita de polvo pero no hacen ruido. Antes de entrar suelta el seguro y apoya una mano en la puerta. Sin embargo, no se mueve de ahí, como si hubiera perdido la memoria, que es lo que tarde o temprano se pierde en esta polvorienta soledad.

De pronto comienza a repicar la campana de la iglesia y el capitán empuja la puerta.

Los campanazos ruedan por la calle desierta como piedras y recién al tiempo me pregunto qué mierda estarán celebrando y en el mismo momento, mientras ruedan y golpean contra los tapiales y yo me pregunto y miro el negro hueco de la puerta, siento como un ruido de ramas que se quiebran en medio de los campanazos, un rebote áspero y entrecortado, mientras ruedan y golpean celebrando tal vez una fiesta nueva.

  

 Publicado originalmente en Variaciones sobre un tema de Durero. Editorial Galerna. Buenos Aires. 1968.

 

21 de marzo de 2015. Inauguración de la muestra de las historietas ganadoras del VI Premio Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Notas

[1] Variaciones sobre un tema de Durero. El caballero, la muerte y el diablo. Editorial Galerna, 1968. Jorge Luis Borges, Marco Denevi, Liliana Heker, Silvina Ocampo, Juan José Hernández fueron algunxs de lxs autorxs que participaron. La selección y presentación fue de Alberto Manguel.

[2] Casa de las Américas Nº 71, marzo-abril de 1972, La Habana, Cuba. La revista fue fundada en 1960 por Haydeé Santamaría. 

[3] A partir de 1965 Roberto Fernández Retamar se hizo cargo de la dirección de la revista y, desde 1986, también presidió la institución cultural del mismo nombre. Fernández Retamar falleció en julio del 2019.

[4] A principios de la década del ’70 Conti comenzará a militar políticamente en el PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) y en el FAS (Frente Anti-imperialista por el Socialismo) junto a Humberto Costantini (luego exiliado) y Roberto Santoro (desaparecido en 1977).

[5] El ahogado más hermoso del mundo” (1968), en La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada. Sudamericana. 1974.

[6] Consternados, rabiosos. (1967). Poema.

[7] “Un oscuro día de justicia” (1967), véase el cuento y la entrevista “Hoy es imposible hacer en la Argentina literatura desvinculada de la política” de Ricardo Piglia a Walsh en: Un oscuro día de justicia. Siglo XXI. 1973.

[8] Vida del Che (1968), guión de Héctor Germán Oesterheld y dibujos de Alberto y Enrique Breccia.

[9] Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti entre 2008 y 2015.

[10] Junto a Juan Sasturain formaron parte del Jurado: Oscar Steimberg, Lautaro Ortiz, Max Cachimba y Analía Hounie.

Compartir