Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

19 de marzo de 2018

Piedra libre a un genocida

El primer escrache al médico militar Jorge Luis Magnacco ocurrió en los 90. Veinte años después una multitud se concentró en la puerta de su casa para exigir que el partero de la ESMA -condenado por el robo de bebés- vuelva a prisión. "La justicia avanza y retrocede, avanza tanto que se muere Videla en el inodoro de una cárcel y retrocede tanto que tuvimos que volver a hacer los escraches”, dice el autor de este ensayo. 

Información de imagen
Información de imagen

No es la primera vez que la agrupación H.I.J.O.S realiza un escrache al médico militar Jorge Luis Magnacco. La primera ocurrió en los 90. “Te habías robado los bebés en la ESMA, nuestros hermanos y hermanas, y caminabas por las calles como cualquier persona, pero no lo eras. Trabajabas como médico obstetra en el Hospital Naval y en el Sanatorio Mitre. Con vos empezamos los escraches, porque la impunidad era insoportable. Vos, el ladrón de bebés, el médico que juró cuidar la vida, pero se dedicó a robarla, te ocultabas en el anonimato. Por eso llegó el escrache: contra el olvido y el silencio”, recordó el pasado 16 de marzo la agrupación en la puerta del edificio de Marcelo T. de Alvear al 1600 en la Ciudad de Buenos Aires.

Emblema de la apropiación de bebés en la ESMA, Magnacco fue beneficiado con la libertad condicional al cierre de megajuicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA. Tiene condenas a 24 años de prisión, pero como ya había cumplido dos tercios desde su arresto en 2000, la justicia le concedió el beneficio de la excarcelación.

Como capitán de navío, formó parte del Grupo de Tareas 3.3.2, junto a Alfredo Astiz y está comprobado que participó de once partos en la ESMA, entre ellos Guillermo Pérez Roisinblit, nieto la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, que estuvo presente en la protesta.

También nacieron en ese cautiverio, en las peores condiciones, arrancados de los brazos de sus madres Evelin Baurer Pegoraro, Ezequiel Rochistein Tauro, Jorge Castro Rubel, Federico Pereyra Cagnola, Javier Penino Viñas, Emiliano Hueravillo, Sebastián Rosenfeld Marcuzzo, la nieta 127 (Poblete Moyano) y los diputados nacionales Victoria Donda y Juan Cabandié Alfonsín.

"La justicia avanza y retrocede, avanza tanto que se muere Videla en el inodoro de una cárcel y retrocede tanto que tuvimos que volver a hacer los escraches”, resume Julián Athos, fotógrafo e integrante de H.I.J.O.S.

Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen
Información de imagen

Compartir