Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

30 de julio de 2018

Con el pulso de estos tiempos

La de ARGRA es la muestra de fotoperiodismo más importante de país. En la Casa Nacional del Bicentenario se exhiben más de 150 imágenes tomadas durante el 2017 que hablan de un país y  de un estado social. Cuatro de los autores, de los 90 que participan, contaron a Haroldo lo que significó tomar esa foto que los llevó a estar en ese lugar de privilegio. 

Información de imagen

Movilizaciones, cuerpos baleados, cuerpos sosteniendo pañuelos blancos, rostros cubiertos para aminorar los efectos del gas lacrimógeno, cuerpos con glitter, máscaras con los ojos de Santiago Maldonado, restituciones de identidad, más movilizaciones. El 2017 fue el año de la masiva marcha a Plaza de Mayo en contra del beneficio del 2x1 a los represores de la última dictadura cívico-militar, el año que se conformó Historias Desobedientes, el colectivo de hijas e hijos de genocidas que rechazan el accionar de sus padres, el año en que Adriana y otros nietos recuperaron su identidad, el año en que desapareció Santiago Maldonado y el año que terminó con dos jornadas de represión a la protesta por el debate a la ley que modificó el régimen jubilatorio.

Esos cuerpos, esas protestas están retratados en las más de 150 imágenes elegidas de entre 90 reporteros gráficos de todo el país, entre ellos Florencia Downes, Paula Ribas y Carlos Brigo despedidos de la Agencia de Noticias Télam, que forman parte de la 29º muestra anual de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra) que se exhibe hasta el 12 de agosto en la Casa Nacional del Bicentenario. Son fotos que marcan el pulso de este tiempo social y político y que ya forman parte de la memoria colectiva.

Para Paula Acunzo, una de las autoras seleccionadas, hay tres aspectos que hacen única la exposición de Argra: "permite visibilizar conflictos que, en ocasiones, debido a los monopolios de la comunicación, el público no conoce, fomenta la construcción desde lo colectivo y no desde la competencia y por último exhibe el profesionalismo y el sacrificio que conlleva ser profesional de la fotografía".

Sol Vázquez, autora de la foto que refleja el conmovedor abrazo entre Adriana Garnier Ortolani, la nieta 126, y su tía, ponderó el poder exhibir estas imágenes en un momento en que “los derechos populares están siendo atacados” y recordó algunos de estos retrocesos como el hecho de que un funcionario cuestionara el número de desaparecidos, que la Corte Suprema fallara a favor del 2x1 o que la Justicia procesara a Mariana Gómez por haber besado a su mujer Rocío Girat en la calle.

“El 80 por ciento de las fotos de esta muestra tienen que ver con violaciones a los Derechos Humanos; hace algunos años las imágenes mostraban la ampliación de derechos”, afirma Julián Athos, autor de la foto sobre una jornada de protesta por la desaparición de Santiago Maldonado. Athos, que viviò muchos años en el exilio, también estimó la camaradería y la solidaridad que distingue a los fotógrafos argentinos nucleados en Argra, muy diferente a otros lugares donde prima la competencia.

Federico Cosso -fotoperiodista que retrató a Mariana, la hija de Miguel Etchecolatz que decidió cortar con su familia biológica y cambiarse el apellido- valoró que en la muestra de Argra no haya “una línea editorial manejada por un monopolio con intereses empresariales”.

“La asociación no quiere quedar bien con nadie sino que intenta que, a partir de la mirada de 90 reporteros gráficos, esté representada una porción o casi la totalidad de los hechos que sucedieron durante 2017. En ese sentido el público se puede llevar un ejemplo de cómo uno puede ser informado sin una bajada de línea editorial que responda a un interés específico”, consideró.

Información de imagen
Federico Cosso por Soledad Vázquez

Federico Cosso: El desafío de retratar a Mariana

"Mi editora me llamó una mañana y me dijo que había que hacer fotos para un reportaje a la que hasta ese momento era la supuesta hija del genocida Miguel Etchecolatz. Fui a su casa con una periodista que iba a hacer un doble chequeo para confirmar la filiación. La Revista Anfibia estaba revolucionada con la nota. Fui a hacer las fotos sabiendo que tenía que retratar a la hija de Etchecolatz sin que se le viera la cara. En términos fotográficos un desafío inmenso", explica Cosso. 

El fotorrepotero recuerda que Mariana había marchado en contra del 2x1. "Entré a la casa y vi el pañuelo blanco de esa movilización. En un primer momento pensé que la foto iba por ahí pero luego preferí que no. Como fotógrafo uno decide hasta dónde llevar una situación: no me pareció presentar a Mariana con un pañuelo, con todo lo que los pañuelos significan para nosotros. Empecé a disparar muy de a poquito, intentando respetar el ambiente que había, que era de mucho nerviosismo y de mucha emoción, ella estaba muy emocionada".

"La historia de Mariana es muy fuerte, lo que vivió siendo la hija de…yo no sé si se puede poner en términos del peor o el más malo de los represores pero es un tipo que fue un ícono de maldad, de terrorismo, de terror. Me impactó que Mariana hablara de Etchecolatz y no de él como su papá. Sin embargo, era importante dejar en claro para el lector que era la hija biológica del ex jerarca de la Policía Bonaerense. El recurso que encontré para ligar a Mariana con su papá fue el de las fotos viejas donde se los puede ver interactuando", explica sobre su trabajo.

Dice Cosso que a Mariana se le pone la piel de gallina cuando recuerda que la felicitaban por ser la hija de Etchecolatz. "Entonces, me esforcé por mostrar la vida civil de él, que era el terror mismo caminando de sweater a rombos en el club del barrio o bautizando a su hija. Había elementos que eran irrepresentables, como el miedo de Mariana a su padre. Quería dejar en claro que se trata de un vínculo roto".

Información de imagen
Sol Vázquez por Julián Athos

Sol Vazquez: El abrazo 

El anuncio de la restitución de la identidad de Adriana fue pocos meses después de la masiva movilización en contra del 2x1; había un ambiente de mucha alegría en la conferencia de prensa que Abuelas dio para anunciar la identidad de la nieta 126. "No sabíamos que ese día iba a estar ella", cuenta Vázquez.

"El último nieto que había estado en una conferencia fue Guido Ignacio Carlotto, el nieto de Estela. Estábamos todos muy contentos. Estaban presentes las tías. Y cuando Adriana entró estaba desencajada de felicidad, ese día dijo que se sentía completa; era una historia difícil", recordò sobre el momento en que tomó la foto que fue seleccionada para la muestra.

Vázquez recuerda que la imagen la tomó cuando Estela de Carlotto terminó de hablar y Adriana se abrazó con su tía paterna: "Fue un abrazo extendido. Después Abuelas hizo un spot al que tituló El abrazo postergado, que sería el preludio del largo abrazo que muestra los años de espera. En la imagen también se ve una vieja foto del padre de Adriana, Eduardo Garnier. Ella tiene el rostro alargado de él y en la zona de ojos es más parecida a su mamá, Violeta Ortolani".

"En 2017 no solo tuvo lugar el fallo del 2x1 de la Corte sino que también funcionarios discutieron el número de desaparecidos. Fue el año en el que el poder conservador decidió dar un golpe a la memoria, la verdad y la justicia y la respuesta del pueblo fue la movilización en apoyo a las Madres y las Abuelas. El haber encontrado otra nieta en ese año fue como el broche de oro. Puso en valor el trabajo de Abuelas, que durante un montón de años estuvieron solas. Adriana se acercó después de que murieran sus padres de crianza y, como en otros casos, en Abuelas encontró gente que la recibió y la contuvo. Mucho de todo eso se ve en el abrazo", reflexiona. 

Información de imagen
Paula Acunzo por Federio Cosso

Paula Acunzo: Huir de los prejuicios

Como mujer fotoperiodista que retrata escenas de guerras y zonas de conflicto. Paula Acunzo se siente parte de una minoría y por ese motivo eligió retratar a otras minorías: “Quería representarme a mí misma”. Es que hace años trabaja en la cobertura de conflictos bélicos. Estuvo en el desarme de las FARC en Colombia y su último viaje fue a Sudan del Sur, Uganda y República del Congo.

En la muestra de Argra exhibe unas once fotos que están en el libro de pequeño formato Dime con quién andas. Las imágenes cuentan dos historias distintas que tienen un punto en común: la primera es sobre Marco e Irvin, una pareja homosexual; y la segunda sobre Sol, una chica trans. Marco escapó del neoliberalismo de Chile, como él mismo dice, e Irvin es sobreviviente del paramilitarismo en Colombia e integra la mesa de víctimas. Tuvo que huir de su país natal por ser gay y activista.

Paula explica el contexto de su trabajo: "Sol es fotógrafa y la conocí en una cobertura en Plaza de Mayo. Me hacía mucho ruido el dato de que la expectativa de vida de las trans fuera de 35 años, entonces me propuse mostrar a la comunidad desde otro lado: traté de narrar en forma distinta cómo viven las minorías o aquellos que están estereotipados y castigados a cumplir un determinado rol.  Normalmente hay prejuicios sobre que las chicas trans solo se pueden dedicar a la prostitución o que las parejas gays...todo con sus propios estereotipos. Yo quise mostrar la vida cotidiana de los tres, por eso los fotografié estudiando en su casa, en la universidad, en la cama, con su familia. Traté de mostrarlos como personas sociales y no verlos solo como seres sexuales sino seres de amor, por fuera del estereotipo y el prejuicio".

Información de imagen
Julián Athos por Paula Acunzo

Julián Athos: Santiago 

Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto de 2017, hace justo un año. Había participado en un corte de ruta de la comunidad mapuche en el pu lof de Cushamen, en Chubut, y luego la Gendarmería montó una cacería para perseguir a los manifestantes. Su cuerpo fue encontrado en el río el 17 de octubre. A fines de septiembre, cuando todavía estaba vigente la pregunta “Dónde está Santiago?”, en la ESMA se organizó la muestra colectiva Arte Urgente, cuyo objetivo central fue denunciar una nueva desaparición en democracia.

Era la primera vez que Sergio Maldonado, el hermano de Santiago, iba al ex centro clandestino más emblemático durante el Terrorismo de Estado. "Fue muy conmovedor para todos nosotros, que transitamos todos los días ese espacio y la historia de los desaparecidos. De ese día hay otras fotos muy buenas de Sebastián Miquel, de Paula Lobariñas", recuerda Athos.

Julián recuerda que ese día se hizo una ronda en lo que antes se llamaba la Plaza de Armas, que ahora es la Plaza de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. "Fue una ronda en la que todos usaban una foto de Santiago como máscara, fue muy impactante. En esta foto queda claro que todos podemos ser Santiago Maldonado o que todos somos Santiago Maldonado. Que, lastimosamente, se ha convertido en una figura colectiva en donde nos vemos reflejados como generación, como argentinos, como país. Lo que llegó como cachetada es esa imagen de lo colectivo. Es una fotografía de una fotografía, una metafotografía -piensa-. Y para mí también tiene que ver con cómo se va construyendo la memoria, como un juego de espejos".

*La 29º muestra anual de Argra se puede visitar de martes a domingos de 14 a 20 hs en la Casa Nacional del Bicentenario, Riobamba 985. Además, los sábados y domingos hay recorridos con las y los fotoperiodistas. Entrada libre y gratuita.

Compartir