Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

10 de junio de 2018

Las fotos como portadoras de memoria

Las imágenes como vehículos contra el olvido, el pañuelo de las Madres, las primeras pancartas con los rostros de los desaparecidos, la centralidad del testimonio de los sobrevivientes, y el trabajo que desarrollan algunos juzgados federales fueron algunos de los ejes de una charla que se realizó en el marco de la muestra “Días de Justicia”, que se expone en la explanada del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Información de imagen
Daniel Rafecas, de recorrida por la muestra 

La fotografía como martillo y no como espejo, las imágenes como vehículos de memoria, el pañuelo de las Madres, las primeras pancartas con los rostros de los desaparecidos, la centralidad del testimonio de los sobrevivientes, y el trabajo, silencioso y continuo, que desarrollan algunos juzgados federales fueron algunos de los ejes de una charla que se realizó en el marco de la muestra “Días de Justicia”, que se expone en la explanada del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.

Con fotografías de juicios de lesa humanidad que se realizaron en la Ciudad de Buenos Aires, en Mendoza (el decisivo “Juicio a los jueces”), La Plata, Tucumán y Córdoba, la muestra registra algunos momentos en que se leyeron las condenas. Son bocanadas de aire, que hablan de años de lucha y también del encuentro de aquella generación diezmada y la del presente. “En los juicios hay nervios, momentos de espera, abrazos. Eso fue lo que buscamos retratar”, afirmó Facundo Ramos Mejía, uno de los autores que participan de "Días de Justicia". 

“Bertold Brecht hablaba de pensar en la foto no como espejo sino como martillo. Las fotos de las sentencias son como martillos. Son actores”, abrió Cora Gamarnik, doctora en Ciencias Sociales, historiadora en fotoperiodismo y autora del texto curatorial de la muestra. (http://revistaharoldo.com.ar/nota.php?id=290)

Para Gamarnik, “las memorias están en movimiento. En contextos donde surgen voces negacionistas es crucial la memoria; la foto es portadora de la memoria en la lucha por los Derechos Humanos en la Argentina”.

La investigadora recordó que a la hora de salir a la calle a reclamar por Aparición con vida, las Madres recuperaron las fotos privadas de sus hijos, que convertidas en carteles, pasaron al ámbito público. “Al volver como pancartas recuperan su carácter de presentes”.

“Cuando veo las imágenes recuerdo la vida de mis compañeros. Los testigos son figuras protagónicas en estos juicios”, expresó Lila Pastoriza, militante política y sobreviviente del centro clandestino que funcionó en la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA). La periodista, que declaró en el Juicio a las Juntas Militares y en la causa Esma, manifestó que hubo dos ejes para los ejercicios de memoria/recuerdo: por un lado, los nombres de los represores que tutelaban sobre la vida y la muerte de los prisioneros y, por el otro, los nombres de los compañeros desaparecidos.

Testimoniar supone, cada vez, un proceso doloroso. “Sin embargo, el testimonio pide que lo escuchen más allá de la cuestión punitiva. El testimonio se transforma en la prueba judicial que le da sentido a lo que pasó, a entender lo ocurrido”, puntualizó Pastoriza.

Información de imagen
La investigadora Cora Gamarnik y el fotógrafo Facundo Ramos Mejía

En oposición a la tarea de testimoniar, recordar y contar, el juez Daniel Rafecas, titular del Juzgado Federal 3, sostuvo que “no hay genocidio sin una política de olvido pensada por los mismos perpetradores. En distintos genocidios se ha visto que el objetivo de los perpetradores era matar a todos para evitar que uno pudiera contar lo que vio”, indicó.

El magistrado, autor del libro Historia de la solución final, sostuvo que en la Argentina hubo casi 30 años de impunidad en los que el olvido fue política de Estado y se impuso el discurso de los perpetradores. “A partir de 2002 y con más fuerza desde 2003 se pasó de una política de olvido a una política activa de Memoria, Verdad y Justicia”, señaló y recordó los fallos “Simón” (2005) y “Riveros” (2006), que reabrieron la posibilidad de juzgar a los genocidas. “A partir de esas sentencias se empezó a hacer cotidiana la cuestión de la Memoria, Verdad y Justicia”.

Matías Cerezo, coordinador del área de Proyectos Culturales del Conti y moderador de la charla, remarcó que la muestra se hace a un año de la enorme movilización a Plaza de Mayo en contra del fallo del 2 X 1 de la Corte Suprema de Justicia que intentó reducir a la mitad la pena del represor Luis Muiña, quien actuó en el centro clandestino que funcionó dentro del Hospital Posadas.

“El fallo ‘Muiña’ parecía un eslabón más en la cadena de derrotas pero la movilización que generó en repudio sorprendió a propios y ajenos”, valoró Rafecas que afirmó que dicha marcha fue un “mojón histórico” y la “cosecha del trabajo cotidiano de las Abuelas, los HIJOS, los jueces y los fiscales”.

“Estas son las conquistas que no se pueden modificar, son cambios culturales”, enfatizó el juez, aunque reconoció que aún hay “deudas pendientes”. En ese sentido, destacó que distintos juzgados continúan procesando represores pero lamentó “el desmantelamiento de las oficinas del Ejecutivo que trabajaban estos temas”.

Rafecas valoró que el año pasado hubiera un récord de sentencia en juicios (27) y señaló la dificultad de avanzar en la última etapa, la de los exterminios. “No tenemos testigos de los vuelos de la muerte ni de las otras formas de eliminación física”, lamentó. En esa línea Julio Menajovsky, fotoperiodista y ex trabajador del Archivo Nacional de la Memoria, remarcó que hubo “esfuerzos de los perpetradores en oscurecer y tapar sus actos”, pero “cuando las Madres de Plaza de Mayo se pusieron el pañuelo, los fotógrafos tuvimos algo que fotografiar”.

*La muestra “Días de justicia” puede visitarse todos los días, de 11 a 21 HS, en la explanada del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti. Fue realizada en conjunto con el Ente Público Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA), cuyos fotógrafos son los autores de las imágenes exhibidas.

Compartir