Saltar a contenido principal

Revista Haroldo

Diálogo con el pasado y el presente

30 de noviembre de 2017

ESMA - La sentencia

Al fin, la condena

"Señoras y señores, el juicio ha concluido", dijo el presidente del Tribunal. Tras cuatro horas de lectura, el tercer tramo del juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en el centro cladestino más emblemático del país terminó con la condena a reclusión perpetua de 29 genocidas, otras 19 penas y 6 absoluciones. Un ensayo fotográfico que registra ese momento histórico que marca un nuevo hito en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia.

Información de imagen
Foto Julián Athos

En este tercer tramo del juicio ESMA se juzgaron los casos de 789 víctimas. Se calcula por que ese centro clandestino de detención, tortura y exterminio, que funcionó entre 1976 y 1982, pasaron unas 5.000 personas. El juicio comenzó el 28 de noviembre de 2012 y durante estos cinco años prestaron testimonio unas 830 personas. Al comienzo eran 68 los imputados pero a la sentencia -conocida el 29 de noviembre- llegaron 54: algunos murieron y otros fueron apartados por razones de salud.

Los abogados de las querellas afirman que pronto debería comenzar un nuevo juicio (ESMA IV) para juzgar crímenes que hasta ahora no se han juzgado.

Información de imagen
Foto Julián Athos

El Tribunal Oral Federal 5, integrado por Leopoldo Bruglia, Daniel Obligado y Adriana Palotti, condenó a cadena perpetua a los genocidas Azic, Acosta, Arru, Astiz, Cavallo, Cionchi, Cuomo, Scacchi, D’agostino, Damario, Di Paola, Donda, Miguel Angel Garcia Velazco, Pablo Garcia Velazco, Alberto Gonzalez, Orlando Gonzalez, Martinez Pizarro, Navarro, Pernias, Pittana, Rioja, Radice, Rolon, Savio, Siffredi, Torres de Tolosa, Suarez Mason, Vilardo y Weber.

En tanto, Fotea, Franco, Otero, Pazos, Capdevilla, Magnacco, Olivera, Alomar, Daviu, Diaz Smith, Polchi, Pereyra, Baucero, Altamira, Daer, Clements, Binotti, Palet y Rodriguez fueron condenados a penas de entre 8 y 25 años de prisión.

Julio Poch, Emir Sisul Hess, Roque Martello, Ricardo Lynch Jones, Juan Aleman y Rubén Ornello fueron absueltos.

"Cansada pero satisfecha. Hoy fueron condenados a prision perpetua los pilotos de los vuelos de la muerte Mario Arru y Alejandro D´agostino. Pilotearon el Skyvan de la Prefectura que arrojó al mar a Madres de Plaza de Mayo y a las monjas francesas", celebró Miriam Lewin, sobreviviente del centro cladestino y autora de Skyvan, una exhaustiva investigación sobre estos delitos de lesa humanidad.

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 5 de marzo del próximo año.

Información de imagen
Foto Julián Athos

La sentencia, cuya lectura se extendió por cuatro horas, fue seguida desde la calle por familiares y amigos de las víctimas, sobrevivientes, agrupaciones políticas y organismos de Derechos Humanos, que esperaban con expectativa el fallo después de esos larguísimos cinco años.

Información de imagen
Foto Julián Athos

Taty Almeida estuvo presente en la lectura de la sentencia. Al finalizar, cargó contra quienes hablaron alguna vez del “curro de los Derechos Humanos”.

Información de imagen
Foto Julián Athos

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, estuvo presente en la lectura de la sentencia. En la ESMA funcionó una maternidad clandestina en la que hacían parir a las militantes embarazadas, en condiciones infrahumanas.

En la mayoría de los casos esos bebés fueron apropiados ilegalmente por familias que los criaron en la mentira. Gracias al trabajo de Abuelas, ya se restituyeron 125 identidades. Aún restan restituir unas 300.

Información de imagen
Foto Julián Athos

Durante los cinco años de este juicio ESMA, los represores sostuvieron su pacto de silencio: no aportaron datos sobre dónde están los cuerpos de los desaparecidos ni dieron indicios que permitan encontrar nuevos niños -hoy hombres y mujeres- apropiados, ni pidieron perdón por los crímenes cometidos.

"El tema del silencio de los acusados no es necesariamente una resistencia a la democracia: hay que interpretarlo como un modo lamentable de querer mantener el poder sobre las víctimas", reflexionó el fiscal Abel Córdoba. http://www.revistaharoldo.com.ar/nota.php?id=259

Información de imagen
Foto Julián Athos

Jorge “El Tigre” Acosta y Alfredo Astiz, integrantes del Grupo de Tareas 3.3.2, la patota de la ESMA.

Ambos fueron condenados a cadena perpetua. Astiz, al entrar en la sala esposado y ante el abucheo de los presentes, levantó en alto el libro Mentirás tus muertos -una apología del Terrorismo de Estado- y adoptó al igual que durante todo el juicio y en los procesos anteriores, una actitud desafiante y beligerante hacia el Tribunal y hacia las víctimas y sus familiares.

Información de imagen
Foto Julián Athos

La lectura fue acompañada por unas 500 personas que se movilizaron a los tribunales federales de Comodoro Py. Se instaló una pantalla gigante en la puerta de los tribunales desde donde se siguió la sentencia.

“Es una ceremonia, un ritual. Eso también hace a construir la memoria, esto sigue, no es el pasado”, afirmó la abogada Luz Palmas Saldua, que encabeza la querella del CELS.

Información de imagen
Foto Julián Athos

El público, donde se mezclaron sobrevivientes, familiares de desaparecidos, nietos restituidos, militantes políticos e integrantes de los organismos de Derechos Humanos, siguió atentamente las cuatro horas de la lectura de la sentencia.

Algunos tomaban notas de las condenas, otros comentaban sobre el rol de cada uno de los acusados durante la dictadura cívico-militar.

Información de imagen
Foto Julián Athos

En la mayoría de las audiencias, los jueces no dejaron entrar a fotógrafos o camarógrafos entonces los dibujantes de las ingeniaron para documentar las audiencias así surgieron proyectos como “Dibujos urgentes” . http://www.revistaharoldo.com.ar/nota.php?id=188

Información de imagen
Foto Julián Athos

“Señores y señoras, el juicio ha concluido”, pronunció Bruglia apenas pasadas las 20. En ese momento Camilo Juárez, de HIJOS, se subió a un pequeño escenario montado en la puerta de los tribunales y agradeció a los “enormes, valientes y corajudos sobrevivientes”. Recordó a algunos de ellos fallecidos durante el proceso: Cachito Fukman, Mirta Clara, Elisa Tokar, Nilda Eloy y a las madres Pepa Noia y Marta Vazquez.

“Llegamos a este lugar porque luchamos. Este juicio empezó en las noches de Capucha, en los días de traslados cuando nos comprometimos a que se haría Justicia. Nos mataron porque nuestro pueblo luchó durante décadas”, afirmó Graciela Daleo, sobreviviente de la ESMA.

Mabel Careaga, hija de Ester -fundadora de Madres y desaparecida en diciembre de 1977 con el grupo de la Iglesia Santa Cruz-, recordó el valor de estas mujeres, que al jueves siguiente de esos secuestros, volvieron a movilizarse a la Plaza de Mayo.

“Al volver, derrotaron a la dictadura y a esa vuelta [a la Plaza] le debemos la democracia”, señaló.

Información de imagen
Foto Eva Chevallier

María Adela Antokoletz es la hermana de Daniel, secuestrado y desaparecido. En la ESMA, Pernías le confesó al sobreviviente Martín Gras que él era el autor de ese crimen. Ayer fue condenado a cadena perpetua.

Al fin, se hizo justicia. 

Compartir